Claridad del saltimbanqui, de Hugo Savino

























ISBN: 978-987-20719-4-3
68 páginas
$ 700


Para Silvia Harche



me crié entre saltimbanquis

de la vida

memoria extralúcida

del sol de la mañana

Pepe el marinero

bostezaba en el convoy




dos poetas que dicen ser de mis lectores

se le plantaron mal a Sofía Bonorino

cuando hizo algún elogio

de Viento del Noroeste

en Roosevelt y Triunvirato

bar de la U.




la mano suelta

rasca la mejor frase

así al azar

como quien mete mano en ropero

y hoy se cayó la chancleta de un

poema posible

en la mañana soleada

  


y aquellos dos que

son poetas

de alguna Casa

se tijeretean

se odian

hasta matarme




huyen del ritmo

de la línea voceada

se refugian

en el rencor

de los que se alejan del poema

estos métricos




(con William Gass) lo escamoteado

lo mentido o lo fingido maldito

las langostas que se comen todo el polvo el viento

que rompe los vidrios

la filigrana del odio el borracho

que fue a olvido en esa nube de alcohol

no a la autodestrucción como dicen

las hipótesis sociales




el habitar poético  

corre como la peste

entre los hacedores de versos

que son mentira

ningún ritmo

estos fabricantes de esencia




de la sierra cordobesa

baja esa farsa

la po-ética

yo prefiero escribir con el culo

para los que creen

conocerme




Café Richmond

conversación en la cima

Alfredo Couto trae su atmósfera sonante

una línea: “el imperio de la estupidez”

de uno de sus poemas

dispara la mañana