Quique, de Mariano Dupont





















 




ISBN: 987-20719-0-X
64 páginas
$ 120

¿Reposa el reposo que vino del desmenuzamiento,
o vuelta cosa ignota palpita aquí, en el viento?
Enrique Banchs


I.


Algo cambia, sí; y empiezo:
                            el sabor del mate amargo no es, siempre
                                                        el sabor de la yerba humedecida


              o el tabaco, también, y esa melodía que no sigue


                                          (en el vestuario vaporoso, de varones)


                            los pedaleos del alma


              y jactarse, estamos, como yo, es no poder
el de la cerveza fresca: “Por favor, mozo…”


                                          y no hay


              cuando allá, la mente, sí, la mente, sigue, con esfuerzo
                                                        reuniendo los despojos
       
                            y sí, Quique


                                          porque a mí nunca me pasa, nunca
                                                                                    no
                                                                      helaba y ella ahí, en el frío


                            pensé: cuánto ímpetu, sí
                                                        en la manera de llevarlas…


              duras como las que más de uno quisiera para él


                                          pero no quiero ponerme teórico


no.
              /




II.


Uno dos, uno dos, uno dos…


                            hay tanta fuerza en el ponerse de la coma


                                          avivo, espero, a mis lectores de poesía


porque los lectores de poesía, los buenos, ven el alma del poeta
              saben si sufre o si disfruta los trabajos del poeta el poeta


                                                        los malos, no:


                            ellos sólo ven el brillor de la pantera, de la cosa


              no separan los tantos…: “Esto acá, esto allá”


                                                        como yo, pero ¿y?


                                          cuanto más voy con mi “coraje”
                                                                      me pierdo…


                            inexcusable, ¿para qué?
                                                                                    /




III.


Quique, fui críptico; ahora voy a ser más claro:


                                          el avatar de la tortuga exige los rigores
                            de la más límpida sintaxis


                                                        que no es el caso, es obvio
                                                                                    de este calamo currente


              por el ámbito paterno, o materno, etc., etc.


                                          que amo, ¡sí!, pero con serias impedancias:


                                                        me envicio, pero en fin


provoco: el que no encalla en el “amor” que tire la primera piedra.
                                                                                                                                      /




IV.


Vamos bien, Quique.
                                               /


V.


Seguimos: uno dos, uno dos, uno dos


                            no hay porqués en los “cuadros-poesías”
                                                                                    los del hombre
                                          el que hablaba seguro, con amparos…


                            (y él, nada: se atiene a las olas)


no se malentienda, ojo, este “vano” pormenor


                                                                      mis esfuerzos auguran
                                                        devaneos de poetas, de poetisas


                            aunque dura, sí, la tengo, un poco
explico: es la paulatina caricia de las aguas


                                                        y algo más:
                                          el asado, Quique, estuvo bueno, Quique
                                                                      los chinchu, espectaculares


              fuego, fuego faltó, parece decir Quique


                            en el nado.
                                                        /


VI.


¡Cuánto tedio!


              en el cruce: un, dos, tres, cuatro, cinco brazadas


                                          (antes)


                            el agua, hoy, es otra cosa: calentita
                                                        como eso que
   
                                          de fetos
              aspiramos, todo el día, completudes


el licor, mezclado, que tensa la placenta
                            la bolsa, que le dicen, que rompe…


                                                                      ayer, no:


                                          “¡nadá, pibe, nadá!”


              (y yo tiemblo, sí, del imperio del reclamo
                                                                      trago litros…)


                                          cuando llegué:


              “dame los anteojos. Y sacate el slip”.
                                                                                             /